sábado, marzo 12

Juanita, La Doncella De Hielo


Juanita asumió con resignación, y tal vez con orgullo, ser elegida por los sacerdotes incas como ofrenda a los dioses de la alta montaña, en uno de los rituales de sacrificios humanos que se realizaban para apaciguarlos.
Ayunó durante todo el día anterior a su sacrificio, y antes de emprender el ascenso al Monte Ampato, lugar elegido para su realización, se vistió con una lliclla y un aksu, que presentaba dos tupus que lo sostenían al cuerpo, estos tupus sostenían asímismo finos hilos por los que pendían adornos en miniatura. Peinó sus cabellos en una fina trenza que los entrelazaba, rematando casi al final en un hilo de color negro que se anuda en una soga.

 Juanita era delgada. Bella y esbelta, con una estatura de 1,40 metros y un peso de 80 libras en el momento de su muerte. No había padecido enfermedad alguna, su dentadura era perfecta y sus huesos fuertes, pues su dieta había sido sana y bien equilibrada.


Llegado el momento se arrodilló resignadamente y esperó tranquila a que el verdugo descargara el certero golpe sobre su cráneo, posiblemente con una macana, que le produjo una fisura de cinco cm., causándole una hemorragia interna que le provocó la muerte.

Una vez realizado el sacrificio, fue cubierta con un manto exterior y su lliclla, presentando esta última, los colores rojo, blanco y rojo, al igual que la bandera del Perú y enterrada por los sacerdotes en la cima del Monte.

En 1995, el arqueólogo Johann Reinhard junto a Miguel Zárete, realizaron ascensión en la cordillera de los Andes, al sur de Perú, concretamente al Monte Ampato, integrante de una cadena de volcanes.
Cuando llegaron a su cima, a una altitud de 6.309 m., divisaron algo que brillaba entre la nieve. Se trataba de un paquete que se había caído de lo alto de la cumbre debido al derretimiento provocado por la ceniza volcánica que había caído desde el volcán en erupción cerca de Sabancaya. Su interior contenía la momia, muy bien conservada de una joven que posteriormente sería bautizada como “Juanita”, también llamada “La Doncella de Hielo”. Todos sus órganos vitales estaban intactos.
 

 Sometida a las pruebas pertinentes, se pudieron conocer detalles de la vida de la joven, comprobándose, según el Proyecto Genoma Humano, que tuvo una estrecha relación con la tribu Ngoge de Panamá y con las viejas razas de Taiwán y de Corea. 


(Durante cinco años, el Proyecto Genoma Humano había recopilado muestras de sangre de todas las naciones de la Tierra, y asignados los grupos de ADN geográficamente. Según esa muestra "la raza humana desciende de los árboles del noreste de África y se extendió por todos los rincones del mundo").

  
La momia de Juanita se encuentra expuesta en el Museo de la Universidad Católica de Santa María de Arequipa, Perú, en el interior de una urna de cristal a una temperatura constante de frío con objeto de que su cuerpo se siga conservando.

8 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Parece que su sacrificio tuvo su recompensa a lo largo de los años para ser encontrada y quedar en la historia.
Abrazos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

La relación con pueblos de China y Corea avalarían al entrada del hombre por Alaska, cruzando el estrecho de Bering. Pobre Juanita, que forma más horrible de morir. Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Estaba convencido de haber comentado este artículo tuyo.
pero veo que no.
Creí haber dicho algo sobre como la ciencia es capaz de deducir la vida que tuvo esta desgraciada niña. En fin...Hace mucho menos tiempo que 1.995 creo que oí en algún telediario, puede que hace dos, tres o cuatro años la noticia de una momia encontrada en los Andes. No recuerdo los detalles. Puede que fuese algo sobre esta de la que tu hablas. Un saludo.

Laulán dijo...

MRI-PI-R. Pues sí, al final tuvo su recompensa y permanece entre nosotros.
Un abrazo

Laulán dijo...

Desde la terraza, efectivamente la vida de esta niña fue injusta y como dices, horrible su forma de morir.

Saludos.

nisjmi dijo...

faltó que cerca de juanita tambén se encontraban las momias de otros dos niños que al parecer también fueron consagrados y que llegaron ahí despues de un largo viaje, además de que no estaban en perfecta salud ya que, probablemente, debido a lo largo del viaje sufrieron de diversas enfermedades como anemia y otras relacionadas con la altura y que les tuvieron que dar una bebida y que juanita probablemente ni cuenta se dió de cuando falleció debido a esta bebida y al estado tan precario de salud, chequen las recientes investigaciones, que yo ese documental lo ví el año pasado en History channel. Y horrible o injusto, estos niños eran consagrados desde su nacimiento y ese era su destino, según los usos y costumbres de su pueblo.

Laulán dijo...

nisjmi, verdaderamente era injusto y horrible como dices, estos niños no merecían su final.

Quiero agradecerte la información que has aportado a esta entrada, te estoy sumamente agradecida. Buscaré los datos y ampliaré la documentación.

Un saludo

David C. dijo...

Recuerdo que cuando estuve en Arequipa hay una exposición permanente de La Momia Juanita a unas cuadras de la Plaza de Armas.