martes, noviembre 16

La Cabeza De Oliver Cromwell

En el año 1661, tres años después de su fallecimiento, el cuerpo de Oliver Cromwell, militar inglés, líder político y fanático religioso seguidor del cristianismo, fue exhumado de la Abadía de Westminster, lugar en el que yacía enterrado, y condenado la ejecución póstuma.

Esta era la manera de vengarse de Carlos II de Inglaterra, con el hombre que había firmado la sentencia de su padre, el Rey Carlos I o Carlos Estuardo, ajusticiado en Whitehall, el día 1 de enero de 1649.

El castigo póstumo consistió en sacarlo de su tumba, arrastrado con un trineo por las calles, ahorcado con cadenas para después, llegada la noche, descolgarlo y cortarle la cabeza con un hacha. La cabeza fue exhibida a la entrada de la Abadía de Westminster.

Allí permaneció hasta 1685, veinticuatro años después de ser ultrajado, cuando durante una tormenta la cabeza, ya momificada, cayó al suelo, siendo recogida por un guardia, que la conservó hasta 1710, año en el que la vendió o regaló a un espectáculo de curiosidades. Después de pasar por varias manos que la conservaron como algo inusual y extravagante, pasó a formar parte de una exposición.

En 1960 alguien se preocupó de su vagar errante y fue enterrada en los jardines del Sudney Sussex Collage, donde por fin descansa en paz.

(Oliver Cromwell en vida)

Oliver Cromwell había nacido en 1599, y jugó un papel importante en la vida de Carlos I de Inglaterra, pues no reconocía el estatus especial de un rey, ni aceptaba que un monarca disfrutase, como insistía Carlos Estuardo, de un derecho divino y absoluto para gobernar.

Fuente de Datos:
* Biblioteca Universidad de Cambrigde

2 comentarios:

Rodrigo D. Granados dijo...

Es lo que tiene el fanatismo ligado a la ambición; todo lo que genera, es excesivo, y aguarda su momento.

Laulán dijo...

Como se suele decir, "todo tenemos que pagarlo".