domingo, febrero 14

La Momia Embarazada

Corría el siglo XIX cuando le llegó el momento del parto, entre los cinco y seis meses de gestación, y la mujer fue consciente de que le faltaban las fuerzas.

A sus cuarenta años era ya una anciana tanto para la vida como para el embarazo y alumbramiento, y la mísera vida y la mala alimentación que había llevado no le dio la posibilidad de obtener los nutrientes necesarios para llevar adelante un embarazo. Sus huesos estaban debilitados y carentes de calcio.

Todos los esfuerzos que realizó para facilitar el nacimiento de su criatura fueron en vano. Ambos murieron en el intento.

La mujer fue enterrada junto a su feto muerto recién nacido, de un tamaño entre 19 y 20 centímetros.
Los cuerpos momificados de madre e hijo fueron descubiertos junto a tantos otros entre finales del siglo XIX y principios del XX, en el cementerio de la ciudad de Guanajuato, en México. La mujer aún conservaba su abultado vientre.

Ambos están expuestos en el museo de la ciudad.

El feto momificado es considerado la momia más pequeña del mundo.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

Estimado amigo. No sé si realmente esa mujer, a la que pertenece la momia, estaba o no embarazada, lo que sí puedo decirte, por el aspecto de la misma, es que para nada había padecido hambre ya que en la fotografía, se puede ver que era una persona bastante obesa.

Un cordial saludo,

Mummy M.

Laulán dijo...

Mercedes, yo misma pensé lo mismo cuando vi las fotografías, se trataba de una mujer obesa, que de no ser por el resultado del estudio que le hicieron posteriormente a su encuentro, y que dieron el dado de recién parida, seguiría pensando que era una mujer que vivía en la opulencia.

Saludos

Instituto de Estudios Científicos en Momias dijo...

Laulán ¿sabes si se han publicado los estudios que le hicieron a esta momia? Gracias.

Un saludo.