viernes, junio 13

El Hombre de Tollund


En las edades de Bronce y de Hierro, los pantanos se consideraban lugares sagrados en los que numerosas ceremonias religiosas, de las que ahora encontramos huella, tuvieron lugar.


Pantano Danés
Durante siglos, se ha extraído turba de los pantanos daneses como combustible para el hogar, que protegía contra el frío del invierno y calentaba la comida. Mientras ha sido así, han emergido de la turba gentes bien conservadas, de un tono marrón oscuro, para sorpresa, terror y desconcierto de los cortadores de turba. Creían que era el mal encarnado, el Diablo, lo que tenían delante; o bien recordaban historias de siniestros asesinatos sin resolver en el distrito, o de personas que desaparecieron sin dejar huella. Difícilmente podían imaginar que muchos siglos separaban sus vidas de la persona muerta en el pantano.

Hay un extraño poder en las aguas del pantano que impide la putrefacción. Se han encontrado cuerpos que deben haber yacido allá más de mil años, y si bien algo menguados y oscurecidos, aparecen por lo demás inmutables.

El Hombre de Tollund


Sintió frío en su cuerpo y se estremeció. Su mirada se dirigió a un límpido cielo, cristalino, y una brisa helada le cruzó el rostro. El hombre suspiró aceptando así su destino.
Mentalmente se despidió de todo lo terrenal y se entregó a su sino.
Ahorcado con una cuerda de cuero y arrojado a un pantano danés hace 2.300 años, el Hombre de Tollund fue probablemente víctima de un sacrificio
.
Sin embargo, lo más curioso de todo es la forma de morir de este hombre, que se cree tenía entre 30 y 40 años. A pesar de la violencia de su muerte, no se aprecia en su rostro un sólo signo de que lo padeciera, más bien parece dormido, relajado. Se descartó el suicidio por ahorcamiento por las marcas en su cuello, más horizontales que oblicuas. Parece ser que le fue aplicado una especie de garrote hasta la muerte. En su estómago se encontraron restos de lo que fue una papilla de cereales, que se ha encontrado también en cuerpos de víctimas rituales. Se especula con la posibilidad de que estas "víctimas" (probablemente voluntarias, podría tratarse de un "honor" ser elegido) fueran drogadas a tal efecto, de ahí la expresión del rostro.

También se cree que estas personas pertenecían a una clase alta, ya que sus manos y uñas están cuidadas, así como los restos de ropa que se encuentran, se puede decir que son de calidad, típicas de personas de posición acomodada.
Al igual que otros cuerpos hallados en las turberas de Europa plantea muchos interrogantes. ¿Por qué lo eligieron a él? ¿Quién cerró sus ojos después de la muerte? ¿Por qué lo sacrificaron?
Hay un extraño poder en las aguas del pantano que impide la putrefacción. Se han encontrado cuerpos que deben haber yacido allá más de mil años, y si bien algo menguados y oscurecidos, aparecen por lo demás inmutables.

3 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Es verdad, por su expresión parece estar como en un sueño fantástico, sería por la droga, ojalá todos muriéramos con esa paz.

¿Que tendrán las aguas del lago?

Laulán dijo...

Más de una vez he pensado yo éso. No quiero morirme, pero ya que no hay más remedio, al menos que sea placentero.

CAT dijo...

Hola estoy haciendo una investigación sobre las momias de las turbas pero no he encontrado mucha información ¿Tu de donde lo has sacado? Te agradecería si em hechas la amno a conseguir información

Lo que si he podido encontrar es poco de como se formán se debe a la composición del agua del pantano que es rica en taninos, los cuales curten al piel hasta dejarla como cuero, y a la ausencia de microrganismos por culpa del las sustancias que suelta el musgo que crece en el lugar

Saludos